Saltear al contenido principal
El Sueño: El Aliado Desconocido Para Perder Peso

El sueño: el aliado desconocido para perder peso

Ya estamos deseando ponernos la ropa de verano y disfrutar de la playa, las terrazas… Y como cada año, miles de españoles comenzarán su particular cruzada contra el sobre peso aliándose con todo tipo de dietas y tablas de ejercicio. ¿Pero sabías que tu “operación verano” se puede ir al traste por no dormir lo suficiente? Hoy te explicamos cómo:

Numerosos estudios han demostrado que la privación parcial de sueño tiene efectos endocrinos y metabólicos sobre la ganancia de peso. La reducción de nuestro tiempo de sueño aumenta por un lado los valores de la leptina (hormona que emite la señal de saciedad). Y cortisol (hormona del estrés). Mientras reduce los de grelina (hormona que estimula el apetito).

Si a esto le sumamos que desciende nuestra sensibilidad a la insulina (¡hasta un 39% por cada 30 minutos que nos robamos de sueño!) obtenemos el cuadro perfecto para atentar contra un peso saludable.

En una situación de privación de sueño continuada experimentaremos un apetito más voraz (casi un 25% mayor del que tendríamos en condiciones normales). Sobre todo de alimentos hipercalóricos, que debido a los niveles de estrés tenderán a acumularse más como grasa abdominal. Y los efectos sobre la capacidad de concentración/análisis harán que controlar estos impulsos sea una tarea más ardua.

Pero incluso si respetas un horario de sueño, debes saber que podrías mejorar tu forma física añadiendo alguna hora más de descanso. ¡Hay deportistas de élite que llegan a dormir más de 12 horas. Eso sí, repartidas en distintos momentos del día. Pues mientras dormimos ocurren dos cosas importantísimas:

En primer lugar, aunque no lo parezca, en estado de reposo quemamos calorías. Las necesitamos para mantener nuestras funciones básicas. Es lo que se conoce como metabolismo basal. Podemos calcular el nuestro multiplicando nuestro peso por 24 horas. El resultado serían las calorías que debemos ingerir diariamente para mantener nuestro cuerpo en caso de reposo absoluto. Este metabolismo basal es más alto cuanto mayor sea tu masa muscular.

Y ahí entramos en la segunda clave: mientras duermes se reparan tejidos y se regeneran células musculares. ¡Esto es algo imprescindible si quieres rendir al máximo en el gym! De hecho, las últimas investigaciones otorgan más poder a los ejercicios de musculación respecto al cardio para bajar peso. De una forma más rápida y efectiva. Pues mantienen nuestro metabolismo alto, quemando calorías durante más tiempo después de haber realizado los ejercicios.

Ya sabes soñador/a: tener un cuerpo perfecto puede dejar de ser un sueño si añades este ingrediente al habitual binomio de vida saludable (dieta + ejercicio). ¡A la cama!

Volver arriba