Saltear al contenido principal
Que El Otoño No Afecte A Tu Descanso.

Que el otoño no afecte a tu descanso.

Un año más, decimos adiós al verano. Se acabaron las vacaciones, las tardes de playa y piscina, los planes al aire libre… Inevitablemente, eso quiere decir que el otoño ya está aquí. Y con él bajan las temperaturas, disminuyen las horas de luz, vuelven las lluvias y los días se tiñen de ocre y gris.

Concretamente gris como el ánimo de muchas personas que sufren la astenia otoñal. Un síndrome transitorio, generalmente leve y de corta duración. Surge como una respuesta de nuestro cuerpo al cambio de estación. Al disminuir la luz solar, nuestro cuerpo segrega más melatonina, es decir, tenemos más sueño, y menos serotonina, por lo que experimentamos una mayor tristeza.

La astenia desaparece cuando el organismo se adapta y se regula, pero hasta entonces podemos tener dificultad para dormir, sentir apatía, estar especialmente cansados… Tenemos que tener paciencia y pensar que es cuestión de tiempo.

Los siguientes hábitos saludables nos ayudarán a superarla con éxito:

Después de los excesos de verano, hay que recuperar los hábitos alimenticios. Es recomendable aumentar el consumo de alimentos ricos en vitaminas y fibra, así como proteínas. Puede ser beneficioso incluir algún suplemento vitamínico en nuestra dieta.

Aumenta la exposición a la luz del sol, aprovecha todo lo que puedas la luz natural. Intenta hacer más actividades al aire libre, en tus ratos de ocio o en tu día a día.

Aunque se hayan acabado las vacaciones no significa que no puedas disfrutar de la buena compañía de tus amigos. Es un buen momento para potenciar tu vida social, celebra una cena con amigos o disfruta un día de cine. El contacto con personas nos aporta tranquilidad, seguridad y felicidad.

Por último pero no menos importante, duerme bien. Cíñete a unas rutinas para levantarte y acostarte cada día a la misma hora. Es fácil sentir que tienes más sueño del habitual, pero intenta no dormir en cualquier momento del día.

Volver arriba