Saltear al contenido principal
¿Dormir En Pareja O Single?: La Gran Respuesta

¿Dormir en pareja o single?: la gran respuesta

Desde el insomnio, al síndrome de piernas inquietas o los tradicionales ronquidos. Son muchos los obstáculos que se levantan entre una pareja en la cama. Por no hablar de la desconexión de los ritmos de sueño o las habituales “luchas de manta” por la diferente percepción de la temperatura.

Una curiosa encuesta realizada hace unos años por Philips, tangibilizaba en datos estas pequeñas discordias de pareja. Arrojaba que el 48% de las parejas se despertaba por culpa de un codazo de su compañer@. Mientras sólo un 6% lo hacía con un beso.

Sin embargo, están demostrados científicamente los beneficios de descansar en pareja. Descansar en pareja aumenta nuestra sensación de seguridad y reduce el cortisol (hormona del estrés). Y el sexo no es el único indicio de buena sintonía conyugal en la cama.

Permanecer abrazados o disfrutar de una tranquila conversación de almohada pueden ser altamente beneficiosos para nuestro bienestar. Eso sí, los científicos establecen una relación directa entre la salud de la pareja fuera de la cama y el entendimiento en el momento de irnos a dormir.

¿Dormir en habitaciones separadas? ¿Compartir una cama doble en pareja? ¿Compartir habitación, pero juntar camas individuales? Cualquier elección es buena si el beneficiado es nuestro descanso.

Hay que tener en cuenta que cuando hemos descansado, estamos de mejor humor y más relajados. Características que no olvidemos, siempre van a ayudar a que nuestra convivencia sea más sana y feliz.

Volver arriba