Saltear al contenido principal
Las Fases Del Sueño Y Sus Funciones

Las fases del sueño y sus funciones

¿Qué ocurre con nuestro cuerpo mientras dormimos? Puede que pensemos que cuando dormimos nuestro cuerpo entra en un período de letargo, pero durante las horas de sueño, tienen lugar ciertos procesos que preparan nuestro cuerpo para afrontar un nuevo día.

Durante la noche se distinguen dos etapas en el período de sueño. Fase de sueño lento o NO REM, y fase de sueño rápido o REM. Las siglas se corresponden en inglés con Rapid Eye Movements o movimientos oculares rápidos. El sueño NO REM se divide a su vez en cuatro fases distintas.

A continuación describimos las cinco fases que se alternan de forma cíclica mientras permanecemos dormidos:

Fase I: Esta fase constituye aproximadamente el 5% del sueño. Las personas todavía son capaces de percibir la mayoría de los estímulos tanto auditivos como táctiles. Los músculos se relajan, la actividad del cerebro se hace más lenta y la respiración más uniforme. Su duración oscila entre 30 segundos y algunos minutos, y vuelve a darse cuando nos despertamos durante la noche.

Fase II: Esta fase ocupa aproximadamente el 50% del total. El sistema nervioso bloquea las vías de acceso de la información sensorial, lo que origina una desconexión del entorno y facilita, por tanto, la actividad de dormir. Aunque es la fase más larga, no se considera suficientemente reparadora. En este período experimentamos movimientos bruscos del cuerpo y a veces, tenemos la sensación de que caemos.

Fase III: Esta fase es una etapa de transición a la fase IV. Dura entre 2 y 3 minutos y en ella nos acercamos al sueño profundo. Durante las fases III y IV del ciclo del sueño es cuando nuestro cuerpo se encuentra en un estado de relajación profunda y cuando se dan los picos de segregación de hormona del crecimiento.

Fase IV: Esta fase dura aproximadamente unos 20 minutos y es el sueño más profundo, si nos despertamos en esta etapa nos sentimos desorientados y confusos. En ella, el bloqueo sensorial se intensifica, la presión arterial y el ritmo respiratorio disminuyen entre un diez y un treinta por ciento y se incrementa la producción de la hormona del crecimiento. Aquí descansamos el cuerpo físico y sobre todo la parte psíquica. Es la etapa donde se dan trastornos como los terrores nocturnos y el sonambulismo. Se cree que en esta fase es donde consolidamos la memoria.

Fase REM:Denominada también sueño paradójico, debido al contraste que supone la atonía muscular típica del sueño profundo, y la activación del sistema nervioso central. En esta fase se presentan los sueños, en forma de narración y con un hilo argumental aunque sea absurdo. La actividad eléctrica cerebral de esta fase es rápida. El tono muscular nulo, impide que la persona dormida materialice sus alucinaciones oníricas y pueda hacerse daño.

 

Volver arriba